Los coches conectados ¿riesgos para la seguridad?

los-coches-conectados-riesgos-para-la-seguridadLos coches conectados son el futuro, y un futuro que ya empieza a ser presente. Muchos de los vehículos que encontramos en el mercado hoy en día pueden conectarse a internet o tienen aplicaciones móviles que se conectan con el coche. Pero ¿es oro todo lo que reluce? Veamos si hay riesgos para la seguridad de tu coche.

Los coches conectados o coches con acceso a internet permiten conocer la información más relevante de los sistemas de información y navegación, así como control remoto de apertura y cierre de puertas a través del móvil o del sistema de arranque, entre muchos otros.

Pero hay que poner el foco en la seguridad que ofrecen las aplicaciones de control remoto de automóviles. Entre las más conocidas están las de Mirrorlink, Android Wear o CarPlay. Son todas ellas muy populares pero, ¿qué tal están en términos de seguridad?

Los coches conectados pueden ser un objetivo de los hackers al igual que puede serlo cualquier dispositivo conectado a internet. La seguridad en dispositivos conectados es crucial para disfrutar de sus ventajas sin miedo a los peligros de un hackeo.

Dónde hay más riesgos de seguridad en el coche conectado

Hay 10 zonas en tu coche conectado que son más proclives a padecer un ataque por parte de los hackers.

  • Smartphone: Puede ser la zona más débil, ya que en la conexión entre el coche y el móvil hay que tener en cuenta el nivel de seguridad y privacidad de nuestro smartphone.
  • Remote Link Type App: Todas las aplicaciones de nuestro móvil que funcionan con datos de tu coche.
  • Airbag: Los mayores riesgos del airbag son que se desactiven o explosionen mientras conducimos. Todo ello resultado de algún hackeo.
  • OBD: El lugar de entrada a los datos de nuestro coche conectado es también el lugar donde se monitoriza y controla el motor.
  • USB: Las entradas USB podrían ser un lugar de acceso a tu coche conectado, aunque se requiere entrar al interior del coche para acceder a ellas.
  • Bluetooth: No lo olvidemos, tu Bluetooth es una puerta al interior de tu coche.
  • Acceso “manos libres”: Son soluciones que facilitan acceder o arrancar el coche sin usar las manos pero también son susceptibles a ataques.
  • TPMS: Son los sensores que detectan la presión de los neumáticos y como funcionan con conexión inalámbrica también pueden ser hackeados.
  • Sistemas de frenado y dirección: Como funcionan de forma autónoma pueden ser atacados para detectar obstáculos donde no los hay por ejemplo.
  • Aparcamiento automático o control de crucero: Pues sí, estas funcionalidades también son susceptibles de ataques informáticos.

¿Cómo puedes proteger tu coche conectado de los ataques cibernéticos?

En general las aplicaciones que se conectan a tu coche no están preparadas frente ataques cibernéticos. Pero sí que hay formas de frenar o al menos dificultar que un hacker entre en tu coche conectado a través de tu móvil.

  1. Antes de instalar cualquier aplicación que conecte tu Smartphone con tu coche asegúrate de que es original y no una copia.
  2. No descargues ficheros que no sabes de dónde proceden o su procedencia es dudosa, ya que con un fichero que descargues, los hackers ya pueden acceder a tus datos.
  3. No te fíes de los emails que provienen de las aplicaciones que tienes instaladas en tu móvil o tu marca de coche, si han sido enviados desde un correo diferente al habitual.
  4. Si te piden datos personales, solo debes rellenarlos en la misma aplicación no desde ningún enlace que aparezca en el email.

No solo tenemos coches conectados, también las Smart homes o casas conectadas permiten conectar todas las funcionalidades de tu hogar con una aplicación en tu móvil.

¿Qué opinas?