Protocolo de primeros auxilios, ¿sabes cómo actuar?

Protocolo de primeros auxiliosLa seguridad a veces es cuestión de minutos, segundos, de saber actuar en un determinado momento o no saber. Cualquiera podemos sufrir cualquier accidente o podemos auxiliar a alguien que lo ha sufrido. Tanto en casa, como en el trabajo, como en la carretera. A continuación, te contamos algunos puntos que debes de saber, para por lo menos, no ponerte en peligro y poder alertar alguien con experiencia para que acuda a socorrerle.

El protocolo de primeros auxilios PAS

Cuando pensamos en primeros auxilios, enseguida nos viene a la cabeza la imagen de una persona realizando compresiones en el tórax sobre otra persona que está inconsciente. Pues bien, antes de llegar a ese punto, existe un protocolo de primeros auxilios ampliamente aceptado y extendido hoy en día. Se trata del PAS. Proteger. Alertar. Socorrer. Digamos que socorrer es el tercer paso del protocolo, antes hay que proteger y alertar. Veamos en qué consiste cada uno de los pasos del protocolo de primeros auxilios.

Paso 1 Proteger

Se trata no solo de proteger a la víctima, también tienes que protegerte a ti mismo de no sufrir la misma suerte. Antes de nada preocúpate de tu propia seguridad. Revisa la escena desde fuera y detecta qué puede ponerte en peligro; una descarga eléctrica, un andamio que puede caerte encima, un coche en la autovía que te arrolle, una persona agresiva que te ataque a ti…

Analiza la escena y actúa según la premisa “protégete y protégele”. Si es en cualquier lugar, casa o oficina, revisa que no haya nada que os pueda poner en peligro. Si es en la carretera, sigue todas las directrices establecidas en este tipo de casos, chalecos reflectantes, luces de emergencia, circular por detrás del guardarraíl, triángulos de emergencia, etc. Si el accidente es al otro lado de la vía llama a los servicios de emergencia y no pongas en riesgo tu vida cruzando la vía.

Paso 2 Alertar

Una vez la víctima y tu estáis a salvo es el momento de alertar al 112. Este momento es crucial, tanto como el anterior, para valorar bien lo ocurrido e informar correctamente. Debes tener claro y en este orden: dónde se ha producido el accidente o dónde está la víctima, qué ha ocurrido o en qué estado está la víctima (sin hacer ninguna interpretación ni valoración, “creo que le ha bajado la tensión”, hay que describir qué ves y cómo lo ves, “está muy frío y sudoroso, no responde cuando le hablo”.)

La persona que te atienda en el 112 después de que le expliques la situación puede que te haga preguntas y te de instrucciones para que puedas socorrer a la víctima.

Paso 3 Socorrer

Ha llegado el momento de salvar vidas y para ello tienes que conocer las técnicas básicas de primeros auxilios.

Valora la situación de la víctima:

  1. Comprueba si respira: Escucha u observa durante 5 segundos la respiración para poder afirmar si respira o no.
  2. Observa si está consciente: Háblale y verifica si está consciente y orientado, sabe quién es o dónde está.
  3. Localiza el motivo de su malestar: Examina a la víctima para ver si tiene un golpe o fractura, o incluso hemorragias.

Actúa en consecuencia:

Si no respira

Hay que realizar la reanimación cardiopulmonar (RCP). Coloca la palma de la mano por la parte más cercana a la muñeca en el centro del pecho de la víctima y coloca la otra mano sobre ésta. Comprime desde una posición cuadrúpeda hasta alcanzar unos 5 cm de profundidad, siempre con los brazos estirados para hacer fuerza con el peso de tu cuerpo. El ritmo debe ser de unas 100 compresiones por minuto. Actualmente, fuentes como la Cruz Roja, evitan realizar el boca a boca, si no se tienen conocimientos suficientes, ya que podemos enviar el aire al estómago en lugar de a los pulmones. Así que continúa haciendo las compresiones hasta que lleguen los servicios de emergencias. Como es muy cansado conviene ir haciendo relevos si tienes a alguien más contigo.

La British Heart Fundation realiza anuncios de televisión periódicamente donde se muestra de forma muy educativa y entretenida, cómo realizar una reanimación cardiopulmonar solo con las manos.

 

Si está inconsciente pero respira

Coloca a la víctima en posición de recuperación, posición fetal. Comprueba constantemente que sigue respirando. Si deja de respirar, coloca a la víctima sobre su espalda en el suelo y empieza con la maniobra de reanimación cardiopulmonar.

Si tiene una herida que sangra abundantemente

Eleva, siempre que puedas el brazo o pierna que sangra y comprime o aprieta la salida de sangre para evitarla tanto como puedas.

Y recuerda, habla con la víctima y no la dejes sola. Muchas veces tu compañía ya es una gran ayuda para el herido.

¿Qué opinas?