Solo en casa: medidas de seguridad

Solo en casa: Medidas de seguridadVivir solo tiene cierto encanto y puede resultar atractivo. Es tranquilo, cómodo y se goza de una libertad única. Nadie interfiere a la hora de elegir qué ver en la tele, dónde dormir, el ruido que se puede hacer o qué indumentaria escoger para estar en casa. A nadie le importa y nadie se quejará por ello.

Sin duda suena atractivo, pero también hay ciertos riesgos. ¿Qué pasa en caso de necesitar ayuda o asistencia médica? Mantenerse a salvo en casa cuando se vive solo es una preocupación creciente entre las personas que escogen vivir la vida de manera independiente. En España, según el Instituto Nacional de Estadística (INE), una de cada diez personas vive sola. En este 10% de la población, que va en aumento, se encuentran principalmente solteros o viudos de más de 65 años.

Vivir solo en casa puede ser una elección o una consecuencia pero en ambos casos hay ciertas medidas a tener en cuenta para evitar ser la víctima fácil de robos por el aislamiento. E aquí una mini guía de algunos consejos interesantes como medidas de seguridad.

Medidas de seguridad fáciles de seguir si vives sólo

Conoce a tus vecinos

No es necesario convertirse en su mejor amigo, con un intercambio de información básica, como el nombre y algunas rutinas, bastará.

La mejor manera de empezar es con un cálido “Hola” y una breve presentación al llegar a la comunidad. A partir de aquí ofrecerte para echarles una mano cuando lo necesiten será una buena excusa para contar con ellos para llevar a cabo pequeñas tareas como recoger el correo cuando estás fuera algunos días, echar una ojeada por tu propiedad, e incluso avisar a la policía si ven algo extraño. Contar con algunos aliados cerca de casa puede ser muy útil a la larga.

Investiga a tu vecindario

Pero además de conocer a los vecinos más cercanos, también es interesante conocer los alrededores y el historial del barrio. ¿Es seguro?  ¿Dónde está la oficina de policía más cercana? Es simplemente un pequeño trabajo de campo antes de mudarte a una nueva localización.

Revisa el domicilio

Más allá del confort y diseño de tu nuevo domicilio, hay que revisar todos los riesgos de seguridad que ha simple vista es posible que no hayamos detectado: cerraduras, puertas, ventanas y luces. Si alguna ventana no se puede abrir o cerrar correctamente, arréglalo para evitar una grieta en la protección de tu hogar.

No abras la puerta a desconocidos

Existen muchas metodologías de robo o allanamiento en las que el intruso acude al hogar con anterioridad para recabar información. Quieren saber si estás en casa a determinada hora, si vives solo, si tienes un perro… No abrir la puerta a extraños, ni establecer conversaciones privadas es la manera más segura de saber que no estamos delatándonos ante un futuro intruso. Instalar una mirilla en la puerta principal es una solución efectiva y sencilla.

Contactos de emergencia siempre a mano

En la nevera, el recibidor… Cualquier lugar al que puedas acceder con facilidad para consultar el teléfono de emergencias o incluso el de tu vecino. Prepara el listado con todos los números que podrían ser útiles y mantén la información siempre actualizada.

Instala un sistema de seguridad fiable

Cuando se vive solo el riesgo de robo es mayor, y ciertas medidas de carácter disuasorio pueden no ser suficientes para eliminarnos de los primeros puestos de la lista de objetivos de posibles intrusos.

Instalar un sistema de alarma de confianza, eficaz y que se adapte a las necesidades específicas de quienes han decidido vivir independientemente es la mejor garantía para disfrutar de la tranquilidad y libertad que tan feliz nos hace. Nuestra alarma para el hogar te mantendrá conectado 24 horas a nuestro equipo en la Central Receptora de Alarmas que podrá avisar a la policía en caso necesario. Una solución para seguir viviendo en libertad pero sin sentirte solo.

¿Qué opinas?