Los robos en hoteles más surrealistas y los más comunes

Los robos en hoteles más surrealistas y los más comunes

Si eres dueño de un hotel, casa rural o complejo hotelero sabrás que los robos en hoteles son mucho más habituales de lo que nos pensamos.

Por eso no es raro ver teles, secadores o sillas atornilladas a las habitaciones para evitar hurtos. Sí, sí, has leído bien, sillas. Aunque nos parezca sorprendente los amigos de lo ajeno son capaces de llevarse las cosas más sorprendentes.

Qué nacionalidades son las más propensas a robar

Hotels.com realizó este pasado año una encuesta, a unos 5.000 viajeros, para determinar qué nacionalidades son más propensas a llevarse objetos de los hoteles. Los argentinos fueron los más aficionados a ello. El 73% admitió haberse llevado artículos de su habitación u otras zonas comunes de los hoteles.

7 de cada 10 turistas españoles afirman haber hurtado en un hotel. Por detrás encontramos a los alemanes, irlandeses y rusos. Serían el top de nacionalidades que más roban en los establecimientos hoteleros.

Los que menos dicen robar son los colombianos, solo un 31% admite que lo ha hecho, le siguen, los noruegos, los viajeros de Corea del Sur, Hong Kong y Dinamarca.

Lo más habitual, los artículos de higiene personal

Esta encuesta no tuvo en cuenta los artículos de higiene personal, te preguntarás el por qué, pues es bien sencillo, los hoteles ya tienen asumido que esos artículos son un obsequio que es muy probable que el huésped se lleve a su casa. Es más, está bien que lo hagan, así se acuerdan de su estancia.

Lo más descarado en robos en hoteles

Más allá de los albornoces, tenemos las pilas del mando de la tele, las bombillas o los cuadros de estilo y gusto dudoso que cuelgan en algunas estancias.

Pero los objetos más raros que podemos encontrar en el estudio son los siguientes:

  • Un piano de cola de 250 kilos: Un robo de lo más sorprendente por lo grande y pesado del objeto. Al parecer 3 personas se vistieron con monos de trabajo e hicieron rodar el piano de cola hasta la calle. La gente de recepción debió pensar que lo llevaban a reparar o simplemente quedó paralizada. Quién sabe. Esto sucedió en la cadena hotelera Starwood.
  • Televisores, proyectores o pantallas de ordenador: Aunque estén atornillados o bien instalados en los hoteles, los amigos de lo ajeno siempre tienen un destornillador a mano y son capaces de pasarlos por las concurridas recepciones del hotel sin ser vistos.
  • Una cabeza de jabalí: Aún por increíble que parezca, un huésped fue pillado intentando descolgar una cabeza de jabalí ubicada encima de un billar en el Hotel du Vin en Birmingham. Lo más divertido de todo es que después, los amigos del ladrón pillado infraganti, decidieron comprar al hotel la pieza y dársela a su amigo como regalo de bodas.
  • El número de habitación: Hasta ese pequeño detalle puede ser objeto de deseo de algún ladrón. Pasó en el Hotel Franklin en Knightsbridge. Se dieron cuenta cuando otro huésped buscaba el número de la puerta de su habitación sin éxito. Claro, porque no estaba.
  • Las cortinas y mucho más: Miles de alfombras, lámparas, espejos e incluso cortinas se encuentran entre lo más robado en los hoteles de bajo coste de la cadena inglesa Travelodge.
  • Flores: Pues sí, algo tan perecedero y frágil, todos sabemos que una flor fresca en un coche, dura tanto como un caramelo en la puerta de un colegio, pero aún así el Sheraton Park Tower se gasta un dineral cada año en flores frescas para poder reemplazar todas las que les roban a diario.
  • Armas medievales: Más allá de preguntarnos cómo consiguieron salir del hotel sin ser vistos con espadas, lanzas y escudos históricos de diferentes hoteles británicos, la gran pregunta es cómo pasaron las aduanas para regresar a sus países.
  • Un perro: El más increíble de todos quizá sea el robo del perro del dueño del hotel. Más que nada por el daño sentimental que ello supone.
  • Todo: El más completo de todos los robos que han sucedido en un hotel, hasta la fecha es robar todo lo que había, cama y muebles. Pidieron una habitación cerca del aparcamiento en un Holiday Inn y así lo cargaron todo cómodamente su coche.

Si no quieres formar parte de esta lista, descubre las soluciones de seguridad de Tyco para los negocios. Te ayudaremos a protegerlo.

¿Qué opinas?