Cada vez más cerca del Terminator real

Cada vez más cerca del Terminator realGoogle va más allá creando un robot humanoide que nos transporta al mundo de Terminator, donde robots y humanos conviven juntos. Y es que estamos cada vez más cerca del Terminator real.

Boston Dynamics, la compañía robótica de Alphabet –que agrupa las diferentes líneas de negocio de Google-, está llevando a cabo la creación de Atlas, uno de los robots más avanzados de la actualidad. Este robot es un humanoide de 1,75 metros de altura y 85 kilogramos, más pequeño y ligero que sus anteriores versiones, que puede desarrollar tareas de manera ágil e incluso recuperarse de una caída para continuar en el desarrollo de sus tareas.

El proyecto de Atlas forma parte de un programa de DARPA en que varios equipos de Boston Dynamics compiten por entregar la mejor versión de este robot para ganar un premio estimado en USD $2 millones. La finalidad del proyecto es conseguir desarrollar este robot humanoide diseñado para trabajar en zonas de desastre y en situaciones donde el terreno presente condiciones extremas.

Pequeñas mejoras tecnológicas que suponen grandes retos

En la última presentación de Atlas se pudo ver en un vídeo de Boston Dynamics, que el humanoide era capaz de adaptarse a diferentes terrenos caminando sobre el suelo helado y con nieve sin perder el equilibrio. Los sensores que forman las piernas y cuerpo de Atlas le permiten analizar el terreno para adaptarse constantemente los posibles obstáculos y de superar una orografía complicada.

El gran reto al que se enfrentaban los ingenieros no era sólo la estabilidad del robot en base al terreno, sino también conseguir crear que la máquina tras caerse pudiera recuperarse y levantarse por sí misma.  En su nueva versión de Atlas han demostrado que mientras realiza su tarea si alguien le empuja, le golpea o cae por las anomalías del terreno, puede volver a levantarse para continuar con su cometido.

Otro de los retos conseguidos ya en 2015 fue actualizar el robot humanoide con una batería construida en la parte posterior de su cuerpo que le permite operar sin cables durante períodos de una hora como máximo. Esta mejora que puede parecer banal, significa un gran cambio en la autonomía de la máquina.

Con la mejora del humanoide en términos de capacidad de elevar paquetes de un peso elevado, actualmente hasta 5kg, ya podemos vislumbrar la mejora en procesos de almacenamiento gracias a robots que pueden ponerse erguidos, recoger paquetes para colocarlos en estanterías elevadas, o levantarse del suelo en caso de caída.  Además, Atlas es capaz incluso de superar otro inconveniente: en las pruebas uno de los técnicos de Boston Dynamics le tira la caja que está recogiendo al suelo con un palo de hockey y él, de forma automática, reacciona a tiempo para continuar con su tarea programada.

La filial de Google sigue trabajando en algunas mejoras aunque ya han solucionado algunos inconvenientes como reducir su tamaño para permitir su acceso en espacios reducidos, o dotarlo de sensores y sistemas de posicionamiento que le aporta un alto grado de autonomía. El objetivo: dotar a Atlas de una movilidad similar a la humanos o animal para reaccionar en situaciones impredecibles.

Comments are closed